Tener un buen propósito no es solo 'marketing': también da beneficios

Para que una gran idea llegue a la práctica comercial hace falta tiempo. Hace seis años, el investigador de la Universidad de Harvard (EE. UU.) Michael Porter y el investigador de FSG Mark Kramer afirmaron atrevidamente que el valor compartido -la idea de que el propósito de una compañía es lograr tanto el beneficio como el propósito social de los accionistas- "reinventaría el capitalismo".

La filosofía Agile: el secreto detrás del éxito de Google

Desde 2001, la filosofía de trabajo Agile trajo a los desarrolladores de Software el método que les hacía falta para optimizar equipos, incrementar su productividad y generar los cambios que requerían sus productos en tiempos récord.

Polymath

La empresa colombiana que se dedica a crear nuevas empresas señaló que en el país aún hace falta asumir el riesgo y el fracaso como parte del proceso para obtener emprendimientos exitosos.

Guy Kawasaki

Hacía tiempo que la extensa literatura de consejos para progresar en el mundo de los negocios, que abarrota los kioscos de las salas de embarque en los aeropuertos, no nos ofrecía una guía tan lúcida y sensata sobre la principal cualidad del emprendimiento actual: la capacidad para reinventarse.

La startup de entrenamiento corporativo hará parte de Y Combinator, la aceleradora que ha impulsado empresas como Airbnb, Dropbox y Stripe.

Cuando no tener un plan de negocios es el mejor plan

Vale la pena planificar. De acuerdo con nuestra investigación, descrita en un artículo anterior para Harvard Business Review, encontramos que los empresarios que escriben planes de negocios tienen más probabilidades de tener éxito.

Quien tiene miedo al fracaso y no corre riesgos, difícilmente podrá ser uno de los elegidos para buscar su independencia financiera. Además, debe reunir otras características.

Rappi - Sebastian Mejía

Muchas veces nos preguntan: ¿cuál es el secreto para ser un emprendedor exitoso? La verdad, no existe una fórmula mágica, pero, una cosa es ser o querer ser emprendedor con una idea, y otra cosa es ser un emprendedor con la determinación de llevar esa idea adelante. Eso implica contar con un deseo genuino de cambiar el mundo y una vocación social de servicio profunda.