Expertor, el emprendimiento caleño que con la ayuda de Alemania ayuda a promover el trabajo digno en Colombia

Una plataforma web facilita el trabajo de profesionales del hogar con particulares y pequeñas empresas en Cali (Colombia). La herramienta, que lucha contra la pobreza y promueve el trabajo digno, cuenta con apoyo alemán.

Expertor fueron los ganadores del premio CALIEMPRENDEDORA 2017 y recibieron 8 semanas de acompañamiento por medio de talleres y mentorías que los ayudaron a enfocar su idea de negocio y crear estrategias ganadoras para su emprendimiento.

Con el objetivo de mejorar la situación de los sectores vulnerables de la sociedad en el ámbito del trabajo informal, surgió Expertor, una plataforma web que presentó la caleña Katheryn Carrillo, la semana pasada en Bonn, en el marco del Global Festival of Action organizado por la campaña de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

La web, que se basa en el principio de otras plataformas de economía colaborativa como Über y Airbnb, pretende aunar "la necesidad en los hogares de encontrar una persona confiable y disponible para realizar arreglos y mantenimiento a paredes, tuberías y electrodomésticos” y la problemática a la que se enfrentan los profesionales de este sector en Cali (Colombia). "Su volumen de trabajo es fluctuante e informal. Sus clientes pertenecen a una red de referidos; por tanto, les cuesta ampliar sus potenciales clientes y encontrar estabilidad económica”, dijo Carrillo en entrevista a DW.

Mayoritariamente, se trata de trabajadores a los que se les acusa de "deshonestos e incumplidos” que pertenecen a un gremio "estigmatizado” y que en muchas ocasiones también deben hacer frente a malos pagos. "Nuestro objetivo es transformar esta relación tradicional entre hogar y trabajador informal, fortaleciendo y formalizando la dinámica de generación de ingresos de los trabajadores, entendiendo a cada uno de ellos como un proyecto de vida”, añadió.

"Entendemos que el dinero es un medio para alcanzar sus metas de vida a futuro por lo que los ayudamos con programas de ahorro e inversión para el alcance exitoso de sus metas como persona”, aseguró subrayando que este hecho genera un sentido de pertenencia hacia la plataforma y su consecuente mejora de la calidad del servicio.

Los profesionales que se han unido a la iniciativa están en constante búsqueda de trabajo.

Uniendo necesidades

Con una ochentena de profesionales de diversas áreas que cubren tareas que van desde la reparación y mantenimiento de electrodomésticos hasta la remodelación infraestructural del hogar, los "expertores" se unen a la plataforma registrándose ellos mismos o a través del boca oreja. Tras la inscripción, se lleva a cabo "un proceso de selección en el que se verifican sus referencias y se mide su nivel de experticia en los oficios”. Asimismo, "los acompañamos en los dos primeros trabajos para comprobar su experticia de primera mano” a través de un pequeño equipo de cuatro personas.

Por su parte, una cuarentena de particulares, mayoritariamente mujeres con un trabajo de tiempo completo y poco tiempo libre de las zonas Sur y Norte de Cali, están inscritas a la plataforma que ya ha llevado a cabo casi una veintena de servicios. "Dado que ellas desean dedicar su tiempo libre a su familia y no a problemas en reparaciones, nos buscan a nosotros”, explicó. Tras detallar el problema y pedir una cotización del servicio, "nosotros les asignamos ágilmente a un experto con la disponibilidad que el cliente requiere, y este se dirige al hogar a realizar la cotización y posterior trabajo”.

La iniciativa, cuya creación se remonta al pasado mes de septiembre, está enmarcada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, ya que busca atacar la informalidad laboral y aportar a los objetivos de reducción la pobreza y el trabajo decente. En este sentido, además de la regularización de precio de algunos servicios, "promueve condiciones de trabajo decente mediante la exigencia de un pago justo y acceso a la seguridad social”. Igualmente ofrece herramientas tecnológicas "que les permite incrementar la eficiencia en tiempo”.

La caleña, enmedio, junto a dos compatriotas colombianos: Nicolás Ramírez y Arturo Higuera. Los tres hicieron programas de intercambio de un año durante el Bachelor en universidades alemanas.

Apoyo alemán

En el proyecto presentado por la caleña también participan dos colombianos más: Nicolás Ramírez y Arturo Higuera. Los tres hicieron programas de intercambio de un año durante el Bachelor en universidades alemanas. Así, mientras Carrillo estudió en 2014 en la Universidad Técnica de Karlsruhe (KIT), Ramírez estudió en 2014 en la Universidad Técnica de Hamburgo (TUHH) e Higuera en 2015 en la Universidad de Rostock. Este hecho fue fundamental para competir en el concurso de SDG Alumni Network Challenge de la organización Alumniportal Deutschland.

Creado hace una década, el portal es una red de personas que han estudiado, trabajado o llevado a cabo investigaciones en Alemania. Se trata de una iniciativa de la cooperación alemana (GIZ) en el que están involucradas instituciones como la Fundación Alexander von Humboldt, el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD, por sus siglas en alemán) y el Instituto Goethe y que cuenta con la financiación del Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo del gobierno alemán.

Con 17.000 miembros de 20 países latinoamericanos, de un total de 160.000 miembros de 190 países, la red ha financiado una docena de proyectos a pequeña escala de exalumnos alemanes. Además del colombiano, en la competición SDG Alumni Network Challenge también resultó ganador otro proyecto latinoamericano, concretamente de Perú que está recibiendo apoyo financiero por parte del portal alemán. Ambos gozan de un importe máximo de 5.000 € para su implementación.

El apoyo alemán se complementa con la presentación de los proyectos a un público más amplio y otros canales de comunicación, como el pasado Global Festival of Action en Bonn.

La innovación, sostenibilidad y viabilidad son elementos clave para obtener el triunfo. "Al jurado le gustó el concepto innovador y el enfoque del proyecto, así como la idea de un negocio autosustentable con un enfoque social. Esto permite tener un mayor impacto a lo largo del tiempo y un beneficio a largo plazo que puede mejorar las condiciones de la comunidad vulnerable en Colombia de manera sostenible”, explicó a DW Thomas Piekarczyk, de la GIZ.

Autora: Judit Alonso (VT)